Wambala

Ciclismo rodillo

Ciclismo. RODILLO

No te saltes ni un entrenamiento.

Ciclismo

Entrena sin salir de casa

El ciclismo es un deporte apasionante que nos lleva a recorrer carreteras y senderos, pero a veces, el clima o la falta de tiempo nos ponen difícil entrenar fuera. Aquí donde entra en escena un gran aliado de los ciclistas: el rodillo.

Dos tipos de rodillos principales

Rodillo de transmisión directa: este rodillo se conecta directamente a tu bici, reemplazando la rueda trasera. Una de sus ventajas es que no desgasta la cubierta de la rueda, a diferencia de otros tipos de rodillos. Además, es muy silencioso, lo que te permite entrenar sin molestar en casa. Ofrece una gran estabilidad, lo que lo hace ideal para sprints y sesiones de alta intensidad.

Rodillo de fluido: en este caso, tu rueda trasera se conecta al rodillo a través de un eje pasante o bloqueando tu rueda. La resistencia al pedaleo se logra mediante un sistema de fluidos. Cuanta más fuerza apliques a los pedales, mayor será la resistencia que experimentarás.

Consejos para un entrenamiento efectivo en el rodillo

Hidrátate bien: entrenar en un espacio cerrado puede aumentar la temperatura y la humedad, sudaremos más. Por lo tanto, la hidratación es crucial. Asegúrate de beber suficiente agua durante tus sesiones en el rodillo. Se recomienda 500 miligramos de sodio por cada litro de agua para mantener un equilibrio adecuado de electrolitos. Puedes optar por pastillas de sal o bebidas isotónicas para lograrlo.

Controla la ventilación: dado que estás generando calor, es importante cuidar la ventilación. Abre una ventana a medias para permitir la entrada de aire fresco, pero evita corrientes de aire directas. También puedes utilizar un ventilador orientado hacia tus piernas para mantener una temperatura más agradable y evitar el sobrecalentamiento.

Ajusta tus watios: entrenar en el rodillo puede ser más exigente en términos de estrés en el cuerpo. Puedes reducir tus watios objetivo en alrededor de 10-15 watios en comparación con el entrenamiento en carretera. Esto ayudará a mantener la calidad de tu entrenamiento sin forzar en exceso tu cuerpo.

Toma breves descansos: aprovecha la flexibilidad que ofrece el rodillo para hacer breves pausas cada 40 minutos. Bájate de la bici, hidrátate y estira las piernas. Este descanso breve ayudará a mantener la comodidad y el rendimiento durante tus sesiones.

La clave del éxito es perseverar. Complementa tu entrenamiento integrando el rodillo y así no tendrás excusa.

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?